La acreditación académica es un proceso voluntario a través del cual las universidades demuestran al público su compromiso con la educación de calidad mediante el cumplimiento de normas específicas establecidas por una agencia regional o nacional. A diferencia de la certificación, que evalúa aspectos técnicos de procesos específicos, la acreditación abarca toda la capacidad de una institución para cumplir objetivos establecidos por cada órgano de acreditación, según su especialidad.

Los beneficios de la acreditación van mucho más allá de garantizar al público que una institución ofrece un producto de calidad. Las organizaciones de acreditación verifican que las instituciones educativas cumplen las normas relativas al plan de estudios, el profesorado, las instalaciones y la gestión. Las universidades acreditadas tienen más probabilidades de ser elegidas por los estudiantes y ofrecen una mayor transferibilidad de créditos y títulos.

La acreditación universitaria garantiza que estas instituciones cumplen unos estándares elevados en áreas como los servicios estudiantiles, las admisiones, los servicios de ayuda financiera, los recursos de la biblioteca, el mantenimiento y la seguridad de los edificios, los servicios administrativos, incluido el apoyo de las tecnologías de la información, y los programas de vida estudiantil, al igual que en las actividades deportivas dentro del campus.

Determinar si una institución cumple con los estándares mínimos de calidad de la educación

La acreditación es un proceso mediante el cual se evalúa una institución y puede compararse con otras. Implica un conjunto de normas y procedimientos diseñados para garantizar que la institución cumple un determinado nivel de calidad, y el proceso está diseñado para evaluar áreas como el plan de estudios, el profesorado, las instalaciones y la administración. Un organismo de acreditación revisa una institución para ver si cumple las normas; si las supera, se le concede la acreditación por un periodo de tiempo determinado y puede etiquetarse como «acreditada».

Ganar la confianza de los estudiantes y los padres para mejorar la tasa de matriculación

A la hora de elegir una escuela para obtener un título, es importante entender los diferentes tipos y grados de acreditación académica para tomar una decisión informada sobre la escuela a la que asistir. Aunque no todos los títulos de las universidades acreditadas son iguales, un título de una escuela acreditada suele valer más que uno de una escuela no acreditada y puede ser más fácil de transferir a otra escuela en el futuro.

Poder identificar a las instituciones acreditadas garantiza a los estudiantes y a sus padres que los estándares de calidad institucionales, o específicos de un programa, están oficialmente reconocidos. Esto aumenta las posibilidades de que los estudiantes seleccionen la escuela y mejora la capacidad de ésta para atraer a estudiantes que buscan créditos de transferencia. Es más probable que los estudiantes y los padres confíen en una escuela acreditada porque la institución ha demostrado su excelencia al cumplir las normas mencionadas. La acreditación académica aumenta la visibilidad de una universidad y mejora su reputación dentro de la sociedad.

academic management

Ayudar a los empleadores a determinar la credibilidad de un programa aumenta la empleabilidad de los graduados

La acreditación universitaria garantiza a los empleadores que una institución cumple con normas de calidad reconocidas. Esto aumenta las posibilidades de que los empleadores seleccionen a los graduados de una institución por encima de los de otras no acreditadas y mejora la capacidad de los graduados de una institución para entrar en el mercado laboral. Los empresarios también saben que las instituciones acreditadas tienen más probabilidades de tener un plan de estudios actualizado, mejores instalaciones y un profesorado más capacitado. Los empleadores reconocen que es más probable que las universidades acreditadas produzcan graduados con la formación necesaria para progresar en el trabajo.

acreditacion academica

Fuente: Pexels

Permitir que los graduados accedan a más exámenes de certificación

Los graduados de las universidades acreditadas tienen más posibilidades de presentarse a los exámenes de certificación. Las juntas de certificación también reconocen que las escuelas acreditadas tienen más probabilidades de producir graduados con la formación necesaria para la certificación.

Proporcionar una base para que las instituciones de educación superior accedan a la financiación gubernamental

La acreditación académica garantiza a los gobiernos federales o nacionales que los graduados de una institución pueden ser seleccionados para participar en programas de formación o prácticas y mejora la capacidad de una universidad para recibir fondos públicos. Los organismos gubernamentales también reconocen que es más probable que las instituciones acreditadas mantengan sus finanzas en orden e inviertan en la mejora de sus instalaciones y su profesorado.

Crear objetivos de automejora en las instituciones de educación superior

La acreditación fomenta la automejora de una institución estableciendo objetivos de mejora continua mediante una supervisión responsable. Esto ayuda a la institución a mantener su excelencia y a responder a las necesidades e intereses de la comunidad y la región.

¿Cuáles son las acreditaciones más importantes?

Hay varias organizaciones de acreditación nacionales e internacionales que gozan de aceptación general. Estas son algunas de las más reconocidas.  

AACSB – La acreditación de la Association to Advance Collegiate Schools of Business es la norma más rigurosa para las escuelas de negocios y también es muy respetada en otros campos. Sólo el 5% de las escuelas de negocios están acreditadas por la AACSB.

ABET – El Accreditation Board for Engineering and Technology es el principal organismo de acreditación de los programas de ingeniería y tecnología aplicada. Además, también acredita programas de informática, tecnología de la información y ciencias aplicadas. Sólo el 6% de todos los programas de ingeniería y el 11% de todos los programas de tecnología de la ingeniería están acreditados por ABET.

CACREP – El Council on Accreditation of Counseling, Rehabilitation, and Related Professions (Consejo de Acreditación de Asesoramiento, Rehabilitación y Profesiones Relacionadas) acredita los programas de asesoramiento, rehabilitación y salud mental, así como algunos programas de trabajo social. Sólo el 6% de los programas de asesoramiento y trabajo social están acreditados por el CACREP.

HLC – La acreditación de la Comisión de Aprendizaje Superior del Departamento de Educación es el tipo de acreditación más común para las instituciones de educación superior en los Estados Unidos. Aproximadamente el 90% de los colegios y universidades están acreditados por la HLC.

acreditacion academica

Fuente: Pexels

Existen tipos específicos de acreditación para diferentes instituciones o programas de educación superior

Estos estándares pueden variar entre las distintas agencias de acreditación. Sin embargo, la mayoría de las agencias tienen estándares similares en tres áreas principales. Estas incluyen:

  1. Plan de estudios – El plan de estudios se refiere a los cursos que se imparten en la institución y a los objetivos que se utilizan para determinar el contenido del curso.
  2. Profesorado – El profesorado incluye a los instructores y asesores y sus cualificaciones para la enseñanza. También incluye las políticas utilizadas para determinar la promoción y la permanencia del profesorado.
  3. Servicios administrativos – Los servicios administrativos son los servicios que la institución proporciona para apoyar el plan de estudios, el profesorado y los estudiantes, como los servicios audiovisuales, la ayuda financiera, los servicios de registros, los servicios de salud y el asesoramiento profesional.