Los dos últimos años se ha vivido una verdadera vorágine en el uso de tecnologías educativas. Alumnos, universidades, emprendedores e instituciones de todos los tamaños tuvieron que transformar la forma de acceder a la información y cambiar la forma en que se interactuaba con el otro.

Producto del distanciamiento social de la pandemia, se cerraron los centros educacionales y los alumnos se vieron obligados a aprender con clases online. Este nuevo escenario, incentivó casi sobre la marcha las innovaciones edtech en el aula, acelerando las plataformas y nuevas tecnologías para acceder a contenidos edtech.

La educación digital había llegado para quedarse, ya que transformó las formas de enseñar con tecnologías emergentes. Y ya no hay vuelta atrás.

De hecho, Nick Hutton enfatiza que a media que hay una mayor exposición de los estudiantes a un aprendizaje basado en la tecnología, también aumentan sus expectativas, generando una mayor demanda por los contenidos en línea. Es así que explica que si el mercado mundial de educación digital movilizó US$ 8.487 millones en 2019, se espera que, por efecto de la pandemia, a 2024 llegará a los US$33.197 millones. A ello ha contribuido también un mayor uso de dispositivos móviles y penetración de Internet, piezas fundamentales que han contribuido a una mayor adopción de las tendencias y tecnologías emergentes.

LAS MÁS RELEVANTES  

Si bien hay muchas tecnologías que están primando en todo el mundo, lo cierto es que son cinco las que más se destacan, y que están moviendo las tendencias de las nuevas tecnologías y el mercado:

1. Inteligencia artificial

Está dentro de las edtech más revolucionarias ya que al poder acceder a un sinfín de datos de los estudiantes, la Inteligencia Artificial permite entregar soluciones y modalidades de estudio cada vez más personalizadas y acorde a lo que necesita cada persona, permitiendo abarcar los vacíos de conocimiento que se producen.

Kyle Byers, co-fundador de Exploding Topics y GrowthBadger, explica que permite profundizar el aprendizaje adaptativo a todo nivel del estudiante individual, con por ejemplo, plataformas de tutorías inteligentes y automatizadas que poco a poco han ido apareciendo. Si bien existen desde hace muchos años, con el avance del poder de procesamiento de datos, se permite profundizar mucho más.

También se está haciendo cada vez más común poder interactuar con los chatbots para enseñanza de idiomas, o que apoyan sistemas administrativos de las organizaciones. En particular, por ejemplo, en las universidades están apoyando los procesos de admisión o de apoyo financiero de los estudiantes. Todo esto, ayuda además a bajar los costos para los centros educacionales.

2. Realidad aumentada y realidad virtual

Estas tecnologías están permitiendo dejar a un lado el escenario físico del aprendizaje, para ser reemplazado por un ambiente interactivo 3D en el mundo de realidad virtual, ya que se ha vuelto más accesible para las organizaciones, indica Sean Bui, fundador del  estudio F Learning. 

De esta manera, es que lo que partieron siendo tecnologías enfocadas en el entretenimiento, se está expandiendo hacia otras industrias como la educación o medicina, permitiéndole a los usuarios la oportunidad de interactuar con objetos y personas de todo el mundo sin moverse de su casa.  

Con ello, se hace más eficiente la entrega de la información, ya que es posible experimentar con una cirugía, asistir a una representación de dinosaurios, aprender a usar los implementos de un laboratorio de química o una nueva pieza de software, por ejemplo, proporcionando, además, un entorno más seguro que hacerlo de forma presencial.  

3. Gamificación

Las tendencias en tecnologías de la información también se han masificado hacia el uso de juegos en el proceso de enseñanza en el aula, ya que enriquecen y empoderan la experiencia del aprendizaje.

Adam Chace, director de tecnología de la empresa de tecnología educativa Curriculum Associates, comenta que los edtech enfocadas en juegos son una herramienta efectiva de llegar a los estudiantes, los cuales han pasado gran parte de los últimos dos años aprendiendo en línea, pero también socializando y viendo nuevas realidades digitales.
No obstante, recalca que para ser efectivos, deben ser atractivos también para captar la atención: “Tenemos una situación en la que, especialmente en la escuela secundaria, esos estudiantes son nativos digitales y tienen altas expectativas de las aplicaciones digitales, por lo que debemos asegurarnos de que los juegos que les ofrecemos cumplan con esas expectativas”, indica.

tendencias edtech

4. Herramientas de aprendizaje online

El aprendizaje online o e-learning ha sido posible gracias a edteh que han facilitado herramientas de comunicación que lo han hecho posible, como el caso de Zoom o Meet, que si bien no partieron como plataformas de video para el aprendizaje en línea, se han usado de forma masiva para dictar cursos en vivo por muchas organizaciones.

Kyle Byers indica que estudios de Research Institute of America, señalan que el eLearning incrementa las tasas de retención entre un 25% a un 60%. Además, dado que tiene costos accesibles, permite a los docentes llegar a cursos masivos de estudiantes al mismo tiempo, con la oportunidad también de dejar cursos pregrabados, siendo más económico que las clases presenciales.

Lo anterior, dice, ha permitido el despegue en las universidades de los cursos y posgrados en modalidad online, los cuales seguirán post pandemia.

Pero, por otro lado, se espera el desarrollo de nuevas soluciones edtech que permitan llevar una educación desde el hogar, donde los estudiantes puedan contar con todo lo necesario para recibir la educación de calidad que necesitan.

5. Blockchain

Otra arista que está creciendo con fuerza dentro de las tendencias tecnológicas educativas se refiere a la cadena de bloques o Blockchain, que se considera una tecnología democrática porque permite hacer transacciones digitales sin la necesidad de un intermediario.  

Es una tecnología confiable para llevar a cabo operaciones y con enormes beneficios para almacenar datos. Sean Bui comenta que permite almacenar información que no se pueden modificar y se estima que puede significar un ahorro de hasta un 90% de los costos comparado con el almacenamiento en la nube.

“En consecuencia, se pueden agregar materiales de capacitación sin temor a quedarse sin espacio de almacenamiento”, afirma.

También se puede rastrear los documentos de cada trabajador, siendo más efectivo que digitarlos manualmente u ocupar lápiz, ya que cada bloque asignado para ello es visible para la empresa como el empleado, evitando las manipulaciones.