Todos recordaremos como un hito importante en la historia del mundo, marzo 2020, cuando recién comenzaba la pandemia; cuando estando con un riesgo latente y con poca información, tuvimos rápidamente que prepararnos tanto física como mentalmente para todos los retos que envolvía el aislamiento. En el contexto de las instituciones educativas, era entonces, el primero y más apremiante reto, organizar ágilmente un plan de acción para promover un espacio de encuentro virtual, el cual permitiera la continuidad de las clases en un momento coyuntural.

Una vez las universidades lograron retomar las clases, ya fuera logrando la comunicación y el manejo remoto por herramientas como Zoom, Teams, LMS, etc; el reto siguiente no seguiría siendo menor, ya que, sin la interactividad real no se lograba enganchar, mantener la atención de los estudiantes y sobre todo impartir una educación de calidad.

Posteriormente, y con la evolución de los meses, vendría otro momento importante para las universidades, donde en efecto tendrían que orquestar un buen plan de acción para la vuelta física a las aulas, garantizando la seguridad de estudiantes y docentes. Todos estos acontecimientos, en la historia educativa demostraron que las universidades mas que ser fuente de conocimiento, ahora tenían que ser ejemplo de resiliencia, y sobre todo estar preparadas con capacidades de operar y adaptarse ante entornos cambiantes y con una rápida respuesta.

uplanner

Transcurridos dos años de pandemia, habiendo superado todos estos momentos, hay retos que permanecen y a su vez llegan nuevos como lo es seguir garantizando una oferta de calidad educativa, la importancia de mantener al estudiante como la razón de ser y el centro de construcción de procesos, y sobre todo, tener mejores y mayores habilidades para manejar la incertidumbre, siendo agiles y eficientes.  Retos que exploraremos a mayor profundidad, consiguiente:

  1. Aseguramientos de la calidad del aprendizaje en entornos virtuales: dado que la educación remota e híbrida llegó para quedarse, se sigue manteniendo imperiosamente la necesidad de certificar la calidad en estos entornos, teniendo en cuenta garantir asistencia tanto de docentes como estudiantes, y sobre todo, tener metodologías de aprendizaje, herramientas de gamificación, y en sí, cualquier estímulo para retener la atención estudiantil.
  2. Generar una oferta académica de calidad: contar con herramientas de gestión de syllabus, seguimiento de cursos y medición de la calidad de contenido impartido. Así como sistemas que nos ayuden a acreditar la correcta obtención de competencias, y asegurar los futuros perfiles de egreso; universidades que gradúen estudiantes mas apetecidos por el mercado y se vean traducidos en altos índices de empleabilidad.
  3. Microbachelors y modelos más flexibles de aprendizaje: ante los fuertes impactos en la economía, se vuelve mas imperativo formas de educar estudiantes tales como microbachelors, los cuales permitan mayor acceso a la educación para todos los bolsillos y una educación focalizada, certificada en competencias específicas y en ramas puntuales, con ciclos más cortos que les permitan a los estudiantes más rápidamente poder activarse en el mercado laboral.
  4. Estudiante como centro de procesos: estrategias de acompañamiento estudiantil, mentorías académicas, actividades culturales, deportivas, de bienestar, emocionales, así como servicios agiles y alcance de su mano, nuevamente en entornos virtuales.
  5. Automatización de procesos: agilizar y sistematizar procesos que sean repetitivo, rutinarios y manuales, que empoderen a usuarios administrativos y aseguren mejores tiempos de respuesta.

Finalmente, y no menos importante, manejar la incertidumbre, contando con herramientas de analítica avanzada y de planeación que nos permitan proyectar varios escenarios.

Al final, la incertidumbre es una de las variables más difíciles de manejar. La gran enseñanza que nos deja la coyuntura es tomar objetivos en mediano, corto y largo plazo, mirando todos los escenarios posibles y por supuesto también, identificando las oportunidades que las coyunturas nos traen y podemos usar a nuestro favor.

A lo largo de los últimos 7 años hemos sido el aliado ideal en esta transición. uPlanner te puede apoyar con ello, contáctanos en marketing@uplanner.com.

Por Maria Camila Dueñas

Consultora transformación digital para universidades y colegios.

Gerente regional de ventas SMB Uplanner.